El paraíso de tulipanes cerca de Ámsterdam

Purple tulips at Keukenhof

No cabe duda de que el tulipán es una flor hermosa. Hoy en día, se puede adquirir en cualquier floristería o incluso en los supermercados a un precio asequible. Los tulipanes dan vida a cualquier estancia y llenan de color su entorno. Si visita los Países Bajos durante la primavera, verá los parques inundados con esta increíble explosión de color. Pero ¿de dónde viene la fascinación de este país por los tulipanes? Repasemos la historia antes de adentrarnos en Keukenhof, el jardín de tulipanes más famoso de Holanda.

¿En qué momento se pusieron de moda los tulipanes?

Todo comienza a mediados del siglo XV. Ogier de Busbecq, embajador de Fernando I de Habsburgo en Constantinopla, envió una colección de bulbos de tulipán a Europa. Esta moda se propagó de Viena a otras ciudades hasta llegar, en 1593, a los Países Bajos. El botánico Carolus Clusius, profesor en la Universidad de Leiden, estaba construyendo el jardín botánico Hortus Academicus, uno de los más antiguos del mundo, y, para sorpresa de todos, estas elegantes flores prosperaron en las duras condiciones meteorológicas de Holanda.

Tulips mills Keukenhof

La tulipomanía en el Siglo de Oro neerlandés

Los tulipanes no tardaron en convertirse en todo un éxito y se consideraban un símbolo de riqueza y lujo para las clases adineradas. Todo el mundo quería cultivar bulbos de tulipán. Por norma general, una semilla de tulipán tarda entre 7 y 12 años en convertirse en un bulbo, pero es posible producir semillas y dos o tres clonaciones de capullos al año. Si se cultivan bien, los brotes secundarios pueden florecer en bulbos al cabo de uno o tres años. Los precios empezaron a subir hasta llegar a límites desorbitados. El período conocido como “tulipomanía” tuvo su mayor apogeo en 1637. Se comenta que algunos bulbos de tulipanes se vendieron por más de 10 veces el salario anual de un artesano experimentado. De repente, el crecimiento económico se desplomó y, a día de hoy, el término “tulipomanía” se utiliza como metáfora para referirse a una burbuja económica.

Tulip field Keukenhof

Jardín botánico de Keukenhof

Si bien los tulipanes han perdido su enorme valor económico, siguen ocupando un lugar especial en el corazón de los neerlandeses. Ponen la nota de color en sus verdes campos en numerosos parques y ciudades de todo el país, y siguen siendo un símbolo nacional. Si quiere comprobar en persona la magia de esta flor tan apreciada, visite en primavera el jardín botánico de Keukenhof, situado a tan solo 20 minutos en coche del Radisson Blu Hotel Amsterdam Airport, Schiphol. Además, los hoteles Radisson Blu de Noordwijk aan Zee y del centro de Ámsterdam son el punto de partida ideal para su búsqueda de tulipanes. Las 34 hectáreas del parque están repletas de tulipanes y jacintos que florecen a la luz del sol primaveral. Cada otoño, un equipo de jardineros planta cerca de siete millones de bulbos con una precisión casi artesanal. El jardín botánico de Keukenhof está abierto desde finales de marzo hasta mediados de mayo, así que planifique bien su viaje para poder apreciar de cerca la belleza y el colorido de estos campos de flores.

Mills Keukenhof

Paisajes mágicos difíciles de olvidar

Salta a la vista por qué Keukenhof se considera el “jardín de Europa”. Con sus ríos de colores, da la sensación de adentrarse en un paisaje de cuento de hadas. Si a ello le añadimos árboles centenarios, fuentes increíbles y lagos resplandecientes, así como algún que otro molino, obtenemos una estampa perfecta. Justo al salir del parque principal, se encuentran los coloridos campos de tulipanes, que se pueden visitar de diferentes formas, si bien alquilar una bicicleta es la manera más fácil y cómoda de explorar la zona. También es posible recorrer Keukenhof en bote y disfrutar también así de la idílica campiña neerlandesa. Si quiere vivir una experiencia fuera de lo común, súbase a una avioneta y sobrevuele este espectacular paisaje a 450 m por encima del nivel del mar. Cada año, el parque tiene una temática especial y celebra numerosos eventos culturales y gastronómicos, además de conciertos y espectáculos. No olvide consultar cuál es la temática de este año antes de partir.

Tulip river Keukenhof

Si tiene intención de visitar los Países Bajos durante la primavera o dispone de tiempo suficiente entre un vuelo y otro, ¿por qué no se anima a ir a uno de los parques más famosos de Europa? Si antes de ir investiga acerca del significado de los tulipanes, seguro que disfrutará más de cada detalle. A veces una flor no es “simplemente” una flor, sino que forma parte de la historia.

¡Descubra los campos de tulipanes con Radisson Blu!

Denos su opinión